Centro Oncológico Internacional

FacebookTwitterLinkedinYoutube

Juana Martinez

Mientras está reclinada sobre el sillón, en espera de que termine su quimioterapia, Juana Martínez de 57 años, mira por los ventanales al cielo con expresión apacible. Su semblante no es de una persona que está en tratamiento contra una de las enfermedades más agresivas que puede enfrentar una mujer: El cáncer de mama.

“Me empecé a revisar porque mi padre murió de cáncer” dice Juana con voz lenta y serena. “Fue en uno de esos autobuses (unidades de salud móviles) dónde la mastografía dijo que algo andaba mal. De ahí me mandaron al Centro Oncológico Internacional (COI). Cuando me hicieron la biopsia se dieron cuenta de que tenía cáncer en los dos senos”, indica la señora Martínez.

Aunque la enfermedad ha generado metástasis en sus huesos, Juana dice sentirse muy bien. “La quimioterapia no ha tenido ningún efecto negativo. Llevo tres meses en tratamiento y aunque los doctores no me dicen qué es lo que sigue o cuando podemos terminar con esta primera ronda porque mis huesos ya se han hecho porosos debido a la metástasis, estoy muy agradecida con todos en COI”.

“Yo nunca había recibido un trato así, todos son excelentes. Sólo quiero dar las gracias por este servicio que nos dan, porque soy madre soltera y mis dos hijos están en la universidad y a mí no me ha costado nada atenderme aquí.” Finaliza la señora Martínez, quién, cada 28 días, recibe durante 40 minutos su quimioterapia en el Centro Oncológico Internacional (COI).