Centro Oncológico Internacional

FacebookTwitterLinkedinYoutube

Prevenir el cáncer a través de la alimentación

Aunque el origen de cualquier tipo de cáncer es multifactorial, la dieta está considerada dentro de estos factores. De acuerdo a Luigina de Nicola Delfín Jefa del Departamento de Nutrición del Instituto Nacional de Cancerología (INCAN), se ha determinado que existe hasta un 40 por ciento de disminución en el riesgo de padecer cáncer si se modifican los hábitos alimenticios.

Por esta razón, se han dado lineamientos generales para la prevención de la enfermedad con base en la cuidadosa selección de lo que se come y cuánto se come. “No estamos pidiendo que se dejen de consumir ciertos alimentos, sólo aconsejamos que no sean parte del día a día” dice Luigina de Nicola.


“Sabemos que el cáncer más frecuentemente asociado al tipo de alimentación, es aquél que está relacionado con el tubo digestivo, pero el American Cancer Institute se dedicó a recopilar estudios que señalaron cuales alimentos son los que tienen una mayor significancia vinculada a este tema y establecieron una pauta en la alimentación para prevenir todos los tipos de cáncer”.

Según la especialista, el eje de los hábitos alimenticios para la prevención, son los alimentos de origen vegetal, que deben ocupar el 45 por ciento de la ingesta diaria. Para la obtención adecuada de proteínas está recomendado el consumo de carne roja en pequeñas porciones, el equivalente a la palma de la mano y el consumo frecuente de pescado.

Reducir la ingesta de cárnicos es un reto enorme, sobre todo si se observan los hábitos alimenticios del mexicano promedio: “Tenemos una tendencia a consumir entre 150 gramos y hasta 300 gramos en el caso de los varones” indica la también maestra nutrióloga.

Otras pautas que deben seguirse son la reducción al máximo de sal y azúcar refinada, elemento que a decir de la doctora Luigina no requerimos en nuestra alimentación, “sólo constituye parte de nuestra cultura alimenticia” pero en realidad no es importante para el aporte de energía diario.

Dejar de capear y freír alimentos, usar sólo quesos que no se derritan como el panela, queso fresco y requesón, también se consideran exclusiones importantes como parte de la cultura de la prevención del cáncer.

Como bien se sabe, la obesidad también está ligada al origen de esta enfermedad, lo que motiva a la nutrióloga a recomendar el consumo de frutas de forma cautelosa. “Hay un grupo de frutas que debe ser visto con reserva, porque algunas representan el doble de la ración recomendada para un aporte calórico sano. En este grupo se ubican el mango, la pera y el plátano”.

Finalmente la especialista recomienda que para establecer esquemas de alimentación para el control de peso es necesario definir la estatura, la edad y la actividad que desarrolla el individuo y crear un plan con base en el Sistema de Equivalentes en el que la principal regla es que la persona aprenda a comer de acuerdo a sus hábitos alimenticios, tolerancia y gusto, “porque hay dietas que incluyen alimentos que a veces no son fáciles de encontrar en México”.

Prevenir el cáncer renal

La recomendación de la doctora Socorro Vital Flores Jefa del Servicio de Nefrología del Hospital Juárez de México no es broma: “cambien el color de su taza de baño por una que sea blanca”, y es que este es el color ideal para observar alteraciones sospechosas en la tonalidad de la orina y que nos pueden conducir a la detección oportuna de problemas renales, entre ellos: cáncer de vías urinarias, de vejiga o de riñón.

Para Vital Flores el cáncer renal es una enfermedad sub diagnosticada en México. “Lo detectamos cuando ya está en etapa de metástasis, pero como nunca lo analizamos (el riñón) no nos enteramos de que fue el foco principal”.



“A mí me inquieta mucho que los médicos de primer contacto vean a un ancianito y lo último que piensen es en medirle la función renal, porque es precisamente de acuerdo a los resultados que se ajusta la dosis de antibióticos, mismos que, mal administrados, producen daños al riñón”.

Pero no solamente el abuso de antibióticos generan nefrotoxicidad (daño renal). “Los medicamentos que la gente se toma sin control para el dolor no son tan buenos como parecen: El naproxeno, diclofenaco, ibuprofeno y hasta los diuréticos dañan nuestros riñones” dice la especialista.

¿Cómo prevenir? “Dejar los alimentos industrializados, caminar, ser muy observadores para reconocer colores fuera de lo común en la orina, no subir de peso e ir de inmediato al médico si se siente cansado, se ve pálido y tiene pesadez en la cabeza” finaliza.

Cáncer de pulmón

El cáncer de pulmón ya alcanza uno de los lugares de más prevalencia en ambos sexos. Una de las causas principales es el consumo del tabaco, sustancia que ha generado estragos tan grandes que, “si en estos momentos el tabaquismo se eliminara de manera abrupta, los efectos benéficos de esta medida se registrarían en 20 años”, dice a COI el doctor Francisco Navarro Reynoso, director general de Coordinación de los Hospitales Federales de Referencia de la Secretaría de Salud.

Pero la población que sufre de cáncer de pulmón no está compuesta exclusivamente por fumadores. “Existe un grupo que padece cáncer de pulmón y no fuma y aquellos que tienen cáncer de pulmón y son fumadores. Estas dos categorías aplican para ambos sexos” indica Navarro Reynoso.



“Un dato interesante es que, de estos grupos, en el de los hombres fumadores se registra 12 veces más la incidencia de cáncer de pulmón, pero, en las mujeres, la incidencia mayor de este tipo de cáncer se observa en aquellas que nunca han fumado. Las causas son desconocidas. Tal vez podría estar relacionado con la exposición a algún inhalante, como la leña y el carbón al cocinar” dice el funcionario.

Esta enfermedad tiene un diagnóstico tardío, aún en los países con más dinero. “En el 94 por ciento de los pacientes el diagnóstico se realiza en etapas avanzadas, cuando ya no es posible operar y sólo quedan tratamientos paliativos”, declara Navarro.

El miedo es uno de los obstáculos para el diagnóstico temprano. “Cuando tú le pides a alguien que se haga una radiografía para revisar sus pulmones, muchas veces no lo hacen. Un fumador no toma como signo de alerta una tos repetitiva, hasta que en esa tos aparece flema con sangre. No obstante, sólo el 30 por ciento de los pacientes con cáncer de pulmón registran este síntoma. Otros refieren dolor de espalda, lo que indica que el tumor está cerca de la pared torácica”, abunda el especialista.

Para acabar al menos con la incidencia del cáncer de pulmón relacionado con el tabaquismo, la medida es simple: “Aquí se aplica el todo o nada. Hay que dejar de fumar por completo”, dice Navarro Reynoso. Y es que son más de 4 mil sustancias derivadas de la combustión del tabaco y de ellas aproximadamente 600 son carcinogénicas.