Centro Oncológico Internacional

FacebookTwitterLinkedinYoutube

Paludismo

En el siglo pasado la incidencia del paludismo en México (o malaria como se le conoce a nivel mundial), era de más de un millón de casos y alrededor de 24 mil defunciones anualmente. Pero hoy, en México, “podemos hablar de una eventual interrupción de la enfermedad”, dice a COI el doctor Héctor Bernal Olguín, Jefe del Departamento de Paludismo dependiente de la Secretaría de Salud (Ssa).

“La cooperación de los habitantes en las localidades endémicas de la enfermedad, ha sido muy importante para poder erradicar el paludismo. Acciones tan sencillas como limpiar los criaderos de mosquitos ubicados en ríos, lagunas y abrevaderos de animales, dónde típicamente hay lama que sirve de refugio y alimento para el transmisor, han logrado no sólo disminuir los contagios sino evitar el uso de insecticidas para prevenir o controlar la enfermedad” dice Bernal Olguín.



Hace más de tres años que no se registra ningún caso en 22 estados de la República Mexicana. “En algunas localidades dispersas de difícil acceso que están ubicadas en Chiapas, Oaxaca, Tabasco, sur de Quintana Roo, Chihuahua, Sinaloa, Jalisco y Nayarit es en dónde todavía se registran casos aislados que representan el 1.5 por ciento de incidencia”, comenta el funcionario.

Conjuntamente con la limpieza de las zonas de riesgo, las autoridades sanitarias hacen seguimientos estrictos de los pocos casos que se llegan a presentar. Personal de la Secretaría de Salud visita a los enfermos durante los siete días que deben tomar antibióticos. “Este tratamiento supervisado, además de que evita tratamiento incompletos, impide también que haya resistencias a los medicamentos” dice el doctor Olguín.

Existen cuatro tipos de parásitos que contagian el paludismo, pero en México el 100 por ciento de los casos los provoca uno solo: el plasmodium vivax, que provoca cuadros febriles, temperaturas muy altas, sudoración y escalofrío. “Pero cuando ubicamos casos importados de paludismo provocado por el parásito denominado plasmodium falciparum, los síntomas suelen ser más graves, como aumento considerable del hígado, del bazo, compromiso cerebral, alucinaciones, edema, compromiso respiratorio y compromiso renal” abunda el especialista.

“Por esta razón, cuando hay eventos internacionales como la Copa Mundial de Futbol que está a punto de celebrarse, extremamos precauciones y lanzamos campañas de prevención para que los turistas mexicanos tomen las máximas precauciones y no se contagien por parásitos diferentes al que tenemos controlado en México.

“Recomendamos medidas muy generales para cuidarse, porque los mosquitos no pican todo el día, generalmente lo hacen al oscurecer o en las primeras horas de la mañana. Estos consejos son para la gente que va a meterse al área de trasmisión, y consisten en colocarse un repelente tradicional de preferencia en crema y usar mosquitero para dormir, pero el gobierno de Brasil nos ha asegurado que la época en la que se va a llevar a cabo el Mundial de Futbol, no hay brotes, ni nada de preocuparse”, finaliza el titular del Departamento de Paludismo.